Crisis empresarial, 7 estrategias para enfrentarlas

7 estrategias para enfrentar una crisis empresarial

Cuando existe una crisis empresarial hay dos opciones: 

  1. Ir a pique y declararnos en quiebra 
  2. O bien, encontrar la causa del problema y trabajar en su resolución para continuar operando. 

Las crisis se convierten en oportunidad para cambiar de forma drástica la gestión de la organización.

¿Qué provocan una crisis empresarial?

Existen causas internas y externas. Las primeras son consecuencia de una gestión deficiente en los procesos de Tesorería, Cobranza o Presupuesto.

Las causas externas están relacionadas a crisis económicas globales, mercado de divisas, tasas de interés de referencia o por impactos adversos en la industria.

Las crisis tienen áreas de oportunidad

Bien dicen que las lamentaciones no nos llevan a nada bueno y de esta forma, una crisis empresarial no son algo malo del todo.

Siempre existe la oportunidad de posicionar la marca en el mercado mediante el fortalecimiento de los procesos operativos, buscando eficiencia y competitividad en nuestro servicio servicio para destacar en el mercado.

Así como en los buenos momentos te concentras en hacer planes de expansión, proyecciones de resultados y flujo de efectivo para los años porvenir, en las empresas es fundamental contar con planes de contingencia.

Cómo planificar la gestión de las crisis

Existen tres factores clave a contar cuando se trata de planificar la gestión de una crisis.

  • Por un lado, debes plantear escenarios posibles: cuánto va a durar la crisis, qué intensidad tendrá, cuáles serán sus impactos y cuál será la capacidad de recursos y situación general de tu empresa para afrontarla.
  • También debes tomar en cuenta las variables clave de la crisis, es decir, las oportunidades de crédito que se ganarán o se perderán, la proyección de la situación financiera y patrimonial del negocio y cómo cambiará a partir del evento.
  • Y, por último, debes pensar en las alternativas de actuación que tendrás para enfrentarte a la crisis. Esta última variable depende de los escenarios que plantees y de las variables que estudies, que tendrán una incidencia relevante en lo que podrías enfrentar.

Además, deberás establecer hipótesis con relación a la duración e intensidad de una crisis. Esto lo puedes lograr si evalúas anticipadamente los efectos que tendría el fenómeno sobre tu organización y así obtienes una hipótesis más certera.

Si la crisis empresarial ya estalló

Puedes salir del mal paso siguiendo estas recomendaciones:

Tu papel es enfrentar la realidad

Rubén Díaz
  1. Aceptar la situación tal y como es será la acción inicial efectiva para ponerte en marcha para darle solución al problema. Debes mantener la calma en una situación como esta y además, ponerse atentos para no quedarnos atrapados en el pánico.
  2. Acudir a nuestro plan de manejo de crisis. Puedes aplicarlo antes o durante la situación de emergencia. 
  3. Reúne a un equipo de acción. Debe conformarse por las piezas esenciales que necesita conocer las partes estratégicas de la organización para actuar.
  4. Obtener una fotografía de la situación. Con ella deberán decidir cómo atacar de forma eficiente y eficaz el problema. Este plan deberá ser como controloar un incendio forestal: en lugar de echar cubetadas de agua directo al fuego, lo cortas desde los aires.
  5. Elimina lo que genera pérdidas: ¿Existe algún producto o servicio que en estos momentos no te está dejando nada por su producción? Elimínalo o detén su producción por el momento. Esto te permite concentrarte en aquellas cosas que sí son rentables.
    Incluso, cuando eliminas aquello que no funciona te darás cuenta de que la tasa a la que disminuye la crisis aumentará de forma considerable. En algún punto del camino podrás volver a ofertar ese producto o servicio y en su caso renovarlo para hacerlo todavía mejor.
    Solo ten presente que en momentos de crisis no vale la pena invertir en lo nuevo sino en sacar la operación con lo que ya cuentas.
  6. Mantén tu presupuesto comercial: Con la finalidad de que el número de ventas que tienes en el momento de crisis no decaiga, sino que se incremente, asegúrate de que en los recortes de gastos que realices no cambies el presupuesto destinado al departamento comercial de tu empresa.
    Dicho departamento es una pieza clave en la tarea y si le dejas con menos recursos las consecuencias podrían ser negativas. En vez de dejar al área con menos recursos puedes optimizar los que ya tiene y hacer un nuevo plan de ejecución de estrategias de marketing.
    Quizá en el momento de la crisis tengas que dejar de anunciarte en los espacios convencionales por sus altos costos. Si es así, opta por una estrategia de redes sociales y marketing digital que te ayude a impulsar tu empresa una vez más, a pesar de la crisis.
  7. Minimiza gastos fijos. Por último, pero no por ello menos impotante.
    Como en una situación de economía familiar tienes que evaluar cada uno de los gastos que realizas.
    Por ejemplo, ¿vale la pena que sigas pagando esa suscripción a un servicio de chat interno que ya nadie en la compañía utiliza? Deshazte de esos gastos hormiga al interior de la empresa. Haz la lista de todo eso que puedes aniquilar sin perjudicar la operación del negocio.
    Además, empieza a controlar los gastos de servicios básicos como la electricidad, luz y gas para mitigar más escapadas de dinero. Tanto tus finanzas como la Tierra te lo agradecerán.

Para aprender más puedes acercarte a consultoras como Doloitte que te ayudarán a hacer un buen gobierno de riesgos, a desarrollar y a ejecutar un plan de manejo de crisis empresarial.

Deja un comentario