Capital de trabajo: qué es y ejemplos de uso

Para lo líderes empresariales conocer y dominar el capital de trabajo debe ser uno de sus KPI más importantes.

Los directores y gerentes de las empresas deben dedicar buena parte de su tiempo y esfuerzo a analizar información para hacer crecer su empresa.

Saber sobre este concepto, que también se conoce como capital circulante o fondo de maniobra. Es la diferencia entre las cuentas de activos y pasivos de las cuentas corrientes de la empresa.

Administrarlo correctamente, juega un papel fundamental en el régimen financiero y la toma de decisiones de cualquier empresa.

Para las empresas, el capital de trabajo son aquellos recursos necesarios para realizar sus operaciones diarias. 

Al capital de trabajo se le conoce usualmente como “activo corriente”. Con esos recursos, las empresas cubren diferentes necesidades como insumos, materias primas, el pago de nómina, entre otros.

Idealmente, estos recursos deben estar disponibles de manera inmediata para cubrir las necesidades y tener un funcionamiento óptimo.

¿Cómo se calcula el activo corriente?

Para determinarlo se debe restar los activos corrientes de los pasivos corrientes. La idea es determinar cuáles son los recursos netos con los que cuenta la empresa para trabajar. Al resultado se le conoce como capital de trabajo neto.

Un capital de trabajo óptimo significa que la empresa tiene liquidez, es decir, los números son positivos.

El capital de trabajo representa la parte de invertida líquida que pasa de un lado a otro dentro de las cuentas de la empresa.

Dentro de esta idea se incluye la transición continua del dinero líquido a los inventarios. También las cuentas por cobrar y cuando se vuelven líquidos los activos. Los valores negociables se consideran también parte del capital de trabajo puesto que pueden transformarse en dinero en efectivo.

Por otro lado, los pasivos corrientes representan el apalancamiento financiamiento en el corto plazo que usa la empresa porque incluyen todas las deudas que deben pagarse en un plazo no mayor a un año.

Entre estas deudas se incluyen, generalmente, lo que se debe a proveedores, lo que se paga a los empleados, lo que se paga a gobiernos y los documentos que se deben pagar a los bancos, entre otros.

En términos matemáticos, se determina restando los pasivos corrientes de los activos corrientes, como se representa en la siguiente fórmula:

Fórmula para calcular el Capital de trabajo
Fórmula para calcular el Capital de trabajo

¿Cómo usar el capital de trabajo en favor de la empresa?

La trascendencia de su administración eficiente en las empresas es indiscutible, pues se habla de la viabilidad de las operaciones a futuro y la relación de la capacidad financiera para la administración eficiencia de las cuentas por cobrar y pagar y el inventario.

El objetivo de obtener el dato del capital de trabajo con el que se cuenta, es tener claro las opciones para la administración del de los activos corrientes de la empresa, así como la de los pasivos corrientes, para lograr un equilibrio entre rentabilidad y riesgo.

Gracias a este tipo de datos, las empresas pueden reducir los costos o administrar mejor los fondos comprometidos.

1 comentario

Deja un comentario