Créditos para negocios, todo lo que debes saber

Tabla de contenidos

¿Qué es un crédito para negocios

Los créditos para negocios son préstamos que hacen las instituciones financieras para que puedas iniciar algún negocio. También sirven para que aumentes tu capacidad de inversión.

Al estar destinados a empresarios, la cantidad de dinero que puedes obtener es mucho mayor en comparación con un crédito personal.

Los créditos para negocios te servirán como:

  1. Facilitador de consumo: tendrás la capacidad para adquirir bienes o servicios que ayuden al crecimiento de tu negocio.
  2. Seguro para el presente: Invertir sin poner en riesgo tu poder adquisitivo si decidieras financiarlo por tu propia cuenta.
  3. Aval para el futuro: ya que tu comportamiento de pago quedará registrado en las Sociedades de información Crediticia (Buró de Crédito y Círculo de Crédito). Esto te abrirá las puertas para crédito más grandes en el futuro.

¿Qué tipos de créditos para negocios existen?

No conocer las opciones que tienes para obtener créditos para negocios es peligroso. Te recomendamos evaluar distintas alternativas ya que puedes terminar aceptando un préstamo que tal vez no te conviene mucho.

¿Qué tipo de créditos para negocios existen?

Pero no te preocupes, a continuación enlistamos las opciones que tienes para solicitar financiamiento:

  • Bancos: tal vez es el primero que te vino a la mente, ¿no? Bueno, pues es normal, siempre que pensamos en dinero y préstamos para crecer nuestro inventario o adquirir mercancía, inmediatamente pensamos en bancos. En caso de solicitar el financiamiento en un banco del que ya eres cliente, no solo aumentarán tus posibilidades de ser aprobado. Además conseguirás más línea de crédito, pues la institución ya tiene “pruebas” de tu comportamiento de pago, lo que les brinda mayor confianza. Para tomar la mejor decisión es necesario que analices evaluar todas las características del financiamiento. Algunas de ellas son: plazos de pago, CAT y tasa de interés.
  • Tarjetas de crédito corporativas: este segmento de las tarjetas de crédito también está a tu disposición. Es una buena alternativa si vas a realizar compras para tu negocio y no quieres mezclarlas con los gastos personales. Estos productos te convienen si ya tienes una empresa consolidada y buscas un medio para pagar hacer frente tus compromisos. Las características de cada plástico empresarial depende de la institución bancaria a la que te acerques. Debes saber que el financiamiento que obtendrás es un crédito revolvente, es decir, una línea de crédito que puedes usar total o parcialmente y que en cuanto pagues la disposición, vuelve a estar disponible para que la uses nuevamente.
  • Inversionistas: otra alternativa es conseguir el dinero que necesitas a través de un inversionista, o sea, una persona con el capital suficiente y listo para invertirlo en una empresa con potencial. Toma tus precauciones, negocia inteligentemente para que, a pesar de que los términos y condiciones pactadas en la negociación, estas sean de beneficio para ambas partes.
  • Programas gubernamentales: tal vez es la opción más complicada, pero no deja de ser una alternativa para tu empresa. El gobierno mexicano, a través de varias instituciones, ofrece la oportunidad de acceder a fuentes de financiamiento para impulsar negocios. Pero, ¿por qué es complicada? Bueno, pues a diferencia de los financiamientos antes mencionados, aquí se “concursa” por ellos, pues los interesados tienen que inscribir su proyecto a un sorteo. En caso de ser seleccionados, obtendrás el dinero o debes cumplir una serie de requisitos estrictos para participar.
  • Créditos con garantías hipotecarias: en este tipo de financiamientos, los préstamos están “asegurados” con las escrituras de alguna propiedad que tengas. Con esto garantizas que te lo otorgarán y no tendrás que preocuparte si no tienes buen estatus en Buró de Crédito. Una ventaja de estos créditos es que tienes la oportunidad de obtener mucho más capital para invertir en tu empresa, ya que el valor de tu propiedad es vital para saber cuánto dinero te prestarán. Además, toma en cuenta que la plusvalía es un valor que siempre se encuentra en aumento, por lo que, con el paso de los años, te ayudará a tener mayores ingresos a través de un crédito empresarial.

¿Cómo elegir créditos para negocios?

Reconocer que necesitas un préstamo para impulsar tu negocio es solo el inicio, después sigue informarte sobre las posibilidades de financiamiento y elegir una opción.

Cómo elegir créditos para negocios

¿Qué necesito para saber cuál elegir?

  1. El punto clave de tu decisión es identificar en qué piensas utilizar el financiamiento. ¿Adquirir instrumentos de trabajo? ¿Rentar o comprar una oficina? ¿Iniciar tu proyecto?
  2. Has pensado si de verdad eres sujeto de crédito. Algunas instituciones bancarias, por ejemplo, solo evalúan los flujos de efectivo de las empresas, a algunas les bastará con demostrar tu capacidad de pago y, a otras, les “importará” el respaldo de lo que puedes dejar en  garantía (como los créditos con garantías hipotecarias, por ejemplo).
  3. Analiza el costo total del financiamiento que te ofrecen los acreedores a los que acudirás. Esto significa que pongas mucha atención a la verdadera tasa de interés que pagarás por el préstamo, incluyendo los costos extras que algunos créditos incluyen (seguros, otorgamiento, entre otros).
  4. ¿Qué acreedor te ofrece el mejor esquema de pagos? Esto requiere un análisis entre el dinero que ya tienes, el dinero que tienes destinado a otras cosas y tu poder adquisitivo. Por ejemplo, si decides pagar en menos mensualidades, tu plazo será mayor pero la tasa de interés menor.
  5. Tómalo muy en cuenta, existen dos tipos de tasas de interés: fija y variable. ¿Cuál te ofrece el tipo de crédito que quieres solicitar? La tasa de interés fija es mejor, pues te da la certidumbre de saber cuánto pagarás exactamente cada mes mientras no incumplas en los pagos. En cambio, las tasas de interés variable pueden cambiar en cualquier momento.
  6. Toma en cuenta la amortización que te ofrece el acreedor. Normalmente es una tabla que señala la manera en que se va a amortizar el capital y, por ende, pagar el préstamo. Considera que los pagos son fijos.
  7. Aunque si estás pidiendo un préstamo para hacer más grande tu negocio es porque estás comprometido a pagarlo (de otra forma los únicos que pierden eres tú y tu compañía), siempre es bueno que preguntas qué pasaría en caso de incumplimiento de pago o, por el contrario, si puedes realizar pagos anticipados.
  8. Si estás contemplando un banco, una buena alternativa es adquirir los productos de entidades financieras de las cuales ya seas cliente, para que tengas más beneficios.

Requisitos para que tu negocio sea candidato a un crédito

Al solicitar un crédito con garantías hipotecarias o a través de un inversionista, los requisitos pueden variar; sin embargo, hay algunos que rara vez cambiarán.

Requisitos para créditos para negocios

A continuación te los presentamos:

  • Antecedentes crediticios: ¿qué preferirías? ¿prestarle dinero a un amigo que sabes que siempre paga o a un conocido que después va a brillar por su ausencia? Al amigo, ¿no? Bueno, pues los otorgantes piensan igual, así que antes de darte dinero, les interesa saber cómo te has comportado para saber si en verdad eres una persona que paga sus deudas.
  • Plan de negocio: ya sea que necesites el dinero para iniciar tu empresa, para consolidarla o para hacerla crecer, a quien acudas a solicitar el financiamiento mostrará interés en saber cómo funciona tu negocio, al final el dinero es de ellos.
  • Declaración de impuestos: Muchos de los programas de préstamos requieren que los solicitantes presenten su declaración de impuestos personales y de negocios de los últimos tres años.
  • Estados de cuenta de su negocio: el objetivo de este requisito es detectar si realmente tu empresa necesita el financiamiento, por eso necesitan saber las ganancias que genera y los gastos que produce.
  • Documentación: por nada del mundo se te vaya a pasar. Es de suma importancia que tu negocio cuente con todas las licencias y permisos, de otra forma será muy complicado que tu solicitud sea aprobada.

Pasos para obtener un préstamo para tu negocio

  • Definir cuánto necesitas. Subestimar la cantidad de dinero puede traerte problemas con la falta de capital de trabajo, es decir, con el fondo económico que utiliza tu negocio para re-invertir y lograr utilidades. Por otra parte, pedir dinero “de más” hará que los otorgantes te cuestionen. Tener un presupuesto pensado, basado en tu declaración de ganancias y pérdidas, más la declaración de flujo de efectivo, te ayudará mucho.
  • Con base en sus características, elige de qué forma impulsarás tu empresa: institución bancaria, inversionistas, tarjeta de crédito, planes gubernamentales o créditos con garantías hipotecarias.
  • Ten lista la documentación para solicitar el financiamiento. Éstos son algunos documentos básicos que podrían solicitarte. Considera que los siguientes documentos podrían variar según la institución que elijas: 
    • Comprobante de domicilio
    • Registro Federal de Contribuyentes
    • Resultados financieros y proyecciones (pérdidas y ganancias, estado de balance y estados de flujos de efectivo)
    • Acta constitutiva y poderes legales
    • Plan de negocios
    • Derechos sobre la(s) garantía(s)
  • Haz tu plan de negocios, el cual debe especificar para qué y cómo piensas usar el dinero, así como una estrategia de pago, aunque esta pueda cambiar durante el proceso. El plan debería incluir:
    • Descripción de la compañía
    • Descripción del producto o servicio
    • Equipo directivo
    • Análisis de la industria
    • Plan de instalaciones y operaciones
    • Promoción, marketing y estrategia de ventas
    • Análisis FODA (fortalezas, oportunidades, debilidades y amenazas)
  • No te desesperes, la respuesta llegará. Espera obtener una respuesta en un plazo prudente, el cual cambiará dependiendo la institución (algunas te dan respuesta de manera inmediata)

Consejos antes de pedir créditos para negocios

  • Hazte la siguiente pregunta: ¿realmente es posible que aprueben mi financiamiento? Si solicitas uno que sabes que no recibirás pues, solo dañarás más tu historial, justo como sucede con una tarjeta de crédito. Si decides arriesgarte, una vez que te lo rechacen serás aún más riesgoso para los siguientes otorgantes, así que estarás “poniéndote el pie” tú solito. Pregunta a las instituciones sobre los requisitos para aplicar, muchas te dejarán saber los puntos mínimos de crédito que se requieren, el flujo de efectivo que necesitas demostrar y otros factores.
  • Haz un “examen de conciencia” y determina cuánto dinero necesitas de verdad antes de ir con el otorgante. Es vital tener una buena idea del efectivo que requieres. La mejor manera para determinar esto es creando un “flujo de caja” mensual, es decir, enlistar todos tus gastos y, cada 30 días, restar el dinero gastado al crédito que te dieron. Así notarás si tuviste más gastos durante cierto mes, para que al siguiente puedas compensarlo gastando menos.
  • ¿Tengo un flujo de caja adecuado para liquidar el préstamo? Tu institución crediticiate pedirá probablemente que les compartas tus proyecciones financieras. Asegúrate de incluir el plan de pago de la deuda en esas proyecciones.Tenlo muy claro, los otorgantes invertirán en negocios que tengan oportunidades reales de crecimiento y que puedan demostrar que el flujo de caja es tres veces mayor que los requisitos de pago (aproximadamente).
  • ¿Estás pidiendo el crédito para sentir un respaldo o de verdad hará crecer tu negocio? Si consideras que te hará crecer, intenta ubicar el dinero en las partes de la empresa que te generarán más ingresos con el tiempo.
    Hasta que tu negocio genere ingresos considerables, los otorgantes dependerán de tu estado financiero, así que necesitas tener orden en tus finanzas personales y empresariales, ¿de acuerdo?
  • Por último, algunos estudios han demostrado que cuatro de cada cinco préstamos no se cierran no porque el negocio no cumpla el perfil requerido sino por la falta de documentos. Al solicitar un préstamo de negocios, necesitarás una gran cantidad de documentación.

Evita estos errores al solicitar créditos para negocios

Hasta aquí, ya tienes perfectamente identificado qué es y cómo funcionan los créditos para negocios, qué opciones vas a tener una vez que decidas solicitar uno, y los requisitos (generales) que tendrás que cumplir para que te lo aprueben.

Ahora, es momento de que sepas con claridad qué errores no debes cometer al solicitar un financiamiento.

  1. No saber quién eres y dónde estás parado. Necesitas estar consciente de en qué ciclo del negocio se encuentra tu empresa, qué necesidad financiera tienes, para qué necesitas el financiamiento y cuánto necesitas.
  2. Decidir no agotar tus posibilidades. No te conformes con una única solución de crédito o con la primera que te dijo que sí, estúdialas y analiza cuál verdaderamente responde a tus necesidades.
  3. Aceptar más de lo que puedes pagar. Nadie, nunca, no necesita presupuesto, a pesar de esto, haz tu mayor esfuerzo para que la cantidad de crédito que te den no sea mayor al 30% de tus utilidades operativas, para no tener que pagarlo al final con tus propios recursos.
  4. Elige bien el plazo a pagar. Escoge un crédito con un plazo mayor al tiempo en el que contemplas recuperar tu inversión. Aunque ya hayas hecho tus números y estés seguro de que en cierto tiempo podrás pagarlo, extiéndete, al menos, un par de meses, eso te dará mucha mayor tranquilidad.
  5. Solicitar el financiamiento “para ver si hay suerte”. Si al solicitar un crédito, un empresario no se preocupa por cumplir cada uno de los requisitos y obtiene la documentación a medias, eso solo reflejará que no hay seriedad y harás que el otorgante desconfíe de ti.
  6. Mezclar tus créditos. Es muy común que, al principio de un negocio, el empresario ocupe sus tarjetas de crédito para financiar su compañía, pero deberá considerar que mientras va creciendo debe formalizarse y buscar fuentes de financiamiento empresariales y no personales.
  7. No organizarte para pagar. Si alguna situación inesperada sucede y no saldas tu deuda antes del plazo indicado, caerás en impago y, por ende, los intereses podrían convertirse en tu peor enemigo.

Conclusión

Busca instituciones que más que cumplir una meta de venta, te asesoren para no sobre endeudarte o venderte cosas que nos necesitas. Que cuando escojas créditos para negocios sean una solución y no en un dolor de cabeza.

Deja un comentario