Fideicomiso, cómo incorporarlo tu empresa

Imagen de rawpixel en Pixabay

Un fideicomiso es un acto de confianza expresados a través de un contrato. Transmiten bienes o dinero de una entidad o persona a otra con total seguridad. Actualmente es un recurso que ha permitido a muchas empresas mexicanas desarrollarse.

En la Ley General de Títulos y Operaciones de Crédito se establecen los alcances con los que operan los fideicomisos a través de una Institución Fiduciaria. Esta institución es quién los administra y hace llegar los beneficios generados a un tercero.  

Para entender mejor la figura de fideicomiso, te invitamos a leer “Qué es un fideicomiso de garantía, puntos relevantes y beneficios”.

Para este artículo es importante tener en mente que cuando se crea un fideicomiso, se crea una nueva persona/entidad legal a la que se le otorgan bienes a “cuidar”. El dueño de esos bienes es ahora el fideicomiso mismo. 

A eso se llama titularidad fiduciaria. 

Ventajas al usar fideicomisos en tu empresa

Existen diferentes tipos de fideicomisos, por lo que de acuerdo a las cláusulas pactadas en ellos, se pueden obtener ciertas ventajas.Razón por la que se vuelve una opción muy viable para que las empresas puedan, a través de este acto jurídico, realizar un sin fin de contratos.

Algunas de las ventajas que pueden aplicar a la mayoría de los fideicomisos son:

  • Los bienes aportados al fideicomiso (muebles, inmuebles y/o derechos) se vuelven inembargables debido a la transferencia de la titularidad que realiza el dueño original (fideicomitente) de los bienes al administrador de los mismos (fiduciario). Por esta razón, se crea una “capa de inmunidad” que no permite que acreedores del dueño original puedan cobrarse a través de estos. 
  • Beneficios tributarios. Las leyes fiscales, de acuerdo al tipo de fideicomiso de que se trate, contempla derechos y obligaciones para estos. Sin embargo, los beneficios que se pueden tener beneficiaran a todas las partes involucradas.
  • La mayoría de los contratos civiles y/o mercantiles, pueden estar respaldados por un fideicomiso. Los fines de este son ilimitados, en tanto sean de origen lícito. Lo único necesario es tener definido el objeto, las partes que lo integrarán y la institución que administrará los bienes que sean aportados al fideicomiso.

Tipos de contratos de fideicomiso

Algunos de los posibles contratos de fideicomiso que puede celebrar una empresa para la consecución de su objeto social son:

  • De garantía.
  • Patrimoniales.
  • Para la inversión.
  • De administración.
  • De inmuebles en Zona Restringida.
  • Para Desarrollos Inmobiliarios.

En general, puedes realizar un sin fin de actividades a través de esta figura jurídica siempre y cuando  su objeto sea lícito.

Ejemplos reales de uso

A continuación se darán algunos ejemplos de cómo una empresa pudiera utilizar los fideicomisos antes mencionados, 

  • De Garantía: Cuando se busca financiamiento para algún nuevo proyecto o negocio, puedes aportar un inmueble (propiedad de la empresa o de alguno de los accionistas o personas relacionadas a estas) al fideicomiso con la finalidad de garantizar el cumplimiento de una obligación. Uno de los beneficios de este tipo de fideicomiso, es que la posesión de los bienes aportados siguen estando a favor del fideicomitente y al mismo tiempo estas garantizando la obligación contraída.
    Financiera Cualli es un ejemplo del uso de este tipo de fideicomiso. Nosotros otorgamos créditos empresariales a partir de bienes inmuebles.
  • De Administración: Su función principal es la de transmitir al fiduciario determinados bienes y derechos para que éste los conserve, custodie, administre y transmita a su favor o de un tercero. Un ejemplo de cómo lo podrían utilizar las empresas es a través de la renta de algún inmueble propiedad de esta, aportando las acciones que conforman el capital de la empresa, entre otros.
  • De Desarrollo Inmobiliario: Este tipo de fideicomiso está más dirigido a todas aquellas empresas dedicadas a la construcción de inmuebles. Es importante mencionar que a través de esta figura se pueden obtener distintos beneficios, como conseguir el financiamiento de parte de la obra y/o vender los inmuebles a través del propio fideicomiso.

Es importante mencionar que para el correcto funcionamiento de cualquier clase de fideicomiso, los fiduciarios desarrollaran su labor dependiendo del clausulado que se encuentre redactado en el propio contrato. Por esto es que el objeto o los fines de este deben estar perfectamente establecidos sin importar el tipo de acto que se quiera celebrar.

Deja un comentario