Flujo de efectivo: su importancia para crecer tu negocio

Imagen de StartupStockPhotos en Pixabay

El flujo de efectivo es un elemento clave para el buen funcionamiento de cualquier empresa y cuyo análisis certero le permitirá crecer. Según una encuesta de U.S. Bank, el 82% de las empresas que fracasan, lo hacen por una mala administración y poco entendimiento del efectivo de caja. 

¿Qué caracteriza el flujo de efectivo? 

El flujo de efectivo o cashflow es un componente básico del estado de situación financiera que muestra la cantidad de dinero que obtiene y gasta un negocio en un periodo determinado. Con este, también es posible conocer la disponibilidad de fondos en un lapso. 

Para realizar un buen estado de flujo de efectivo deben incluirse en un periodo determinado:

  1. El saldo anterior: el total de efectivo que se tiene. 
  2. Ingresos: todo el dinero que entra a una empresa derivado de sus actividades. 
  3. Gastos fijos: renta, salarios, pagos de deuda, servicios, proveedores, entre otros. 
  4. Gastos variables: gastos que no habían sido contemplado y que no se harán mes con mes.
  5. Saldo final: la cantidad de dinero que quedará al final de haber realizado un balance entre los gastos y los ingresos. 

¿Qué tipos de flujo de efectivo hay? 

  • El primero es el flujo operativo y se deriva de las actividades propias de la empresa y la cual constituye su principal fuente de ingresos. 
  • El segundo tipo de flujo, de inversión, resulta de las actividades de inversión en activos circulantes y no circulantes. 
  • El financiamiento es el tercer tipo de flujo y es consecuencia de la solicitud de créditos o instrumentos financieros para crecer el capital de una empresa. 

¿Por qué resulta importante para el funcionamiento de la empresa?

Un flujo de efectivo permite conocer cuál es la liquidez de un negocio o una compañía. Aún más importante, da a conocer si la empresa tiene la capacidad de hacer frente gastos no previstos a corto plazo. 

¿Cuáles son las ventajas del Estado de Flujo de Efectivo?

Hacer un estado de flujo de efectivo te permite. 

  • Determinar cuánto dinero queda después del balance entre ingresos y egresos.
  • Saber si hay alguna forma en la que se pueda mejorar la administración con la finalidad de que se alcance un incremento y aceleración de las entradas de cashflow.
  • Al mismo tiempo, puedes conocer en qué áreas se puede disminuir o retrasar la salida de efectivo.
  • Conocer cuál es la capacidad de pago, en caso de que se requiera solicitar crédito. 
  • En caso de que se estén registrando ganancias y se tenga un crédito, permite saber si la compañía tiene la capacidad de adelantar pagos para liquidar su deuda. 
  • Si la compañía no mantiene créditos, puede planearse una reinversión en el negocio.
  • Capacitar al personal, modernizar la maquinaria de la empresa, implementar un software de administración, son buenas formas de reinvertir. 
  • Permite saber a los administradores, socios o accionistas de una empresa y a los posibles inversores y acreedores, la situación actual del negocio para determinar si puede generar flujos de efectivo positivos y que tanto necesita para financiar algún proyecto en específico o sortear alguna dificultad.

Deja un comentario