Liquidez empresarial: 4 Puntos clave para asegurarla

La liquidez empresarial es uno de los principales factores que un negocio debe considerar para lograr una situación financiera estable. Pero ¿a qué se refiere este término?

Liquidez empresarial

La liquidez se refiere a la capacidad que posee una empresa para convertir de manera inmediata sus activos en efectivo. A partir de esto, enfrentar fácilmente cualquier tipo de obligación financiera en un corto plazo sin que ello provoque una devaluación en el valor de los activos.

En sí, la liquidez es un indicador del nivel de valor, rentabilidad, solvencia y efectividad que tiene la empresa. Esto permite conocer si el negocio está en buen camino o si es indispensable tomar medidas para la mejora. 

Entre los activos que tienen mayor liquidez para una empresa se encuentra el dinero en caja y bancos, cuentas por cobrar, inversiones financieras, inventarios y ahorros.

Medición de la liquidez empresarial

Una de las maneras para calcular la liquidez es al dividir los activos circulantes (los de mayor liquidez) entre los pasivos corrientes (obligaciones a corto plazo). Esta simple fórmula puede revelar si la compañía cuenta con suficientes activos para pagar las deudas y se representa de la siguiente forma:

Fórmula de liquidez empresarial
Fórmula de liquidez empresarial

Una vez realizada la operación, hay que distinguir si el resultado es mayor a 1 o menor a 1. En el primer caso, significa que puede afrontar sus deudas a corto plazo casi de forma inmediata, mientras que en el segundo caso, representa que la empresa está teniendo problemas de liquidez.

Aspectos clave para cuidar y asegurar la liquidez empresarial

1. Supervisar el flujo de efectivo

Es indispensable mantener un control adecuado de todos los ingresos y egresos de efectivo. Para estas situaciones, la realización de un presupuesto será la solución. 

2. Tener una reserva

Será necesario contar con un fondo de ahorro para enfrentar cualquier tipo de emergencia, desde una baja en los ingresos debido a la temporalidad, o para comprar maquinaria nueva.

Esta reserva debe estar en forma de inversión, de otra manera sería dinero ocioso.

3. Obtener un crédito

Los créditos permiten que las empresas obtengan diversas formas de financiamiento para alcanzar la liquidez que desean, ya sea para el pago a trabajadores o proveedores, oportunidades de expansión, etc. Entre los tipos de créditos que existen para las empresas están:

  • Créditos bancarios
    Cómo su nombre lo indica, son otorgados por entidades bancarias. Su funcionamiento se basa en solicitar un préstamo por cierta cantidad de dinero para luego disponer de este. No obstante, se deberá pagar al banco el monto solicitado, más los intereses correspondientes.
  • Créditos de garantía hipotecaria
    Los negocios pueden financiar sus proyectos empresariales al poner en garantía una de sus propiedades para conseguir un préstamo. Con esto, el banco busca asegurar el pago del préstamo.
  • Financiamiento gubernamental
    En México, existen diversos programas de financiamiento para empresas y empresarios. Solo hay que tener en cuenta que, para ser acreedor al financiamiento, se debe aplicar a las convocatorias nacionales y esperar a que el proyecto sea uno de los seleccionados.
  • Financiamiento de inversionistas
    Se trata de particulares que invierten su capital para el desarrollo de un negocio, convirtiéndolos en socios de la empresa al obtener una parte de esta.

4. Plan de crecimiento

Todos los anteriores puntos deben estar asentados en un plan de crecimiento que esté de acorde con las estrategias empresariales.

Conclusión

Conocer el nivel de liquidez de un negocio permitirá que se tomen decisiones sobre expandir operaciones, saldar deudas e incrementar sus fondos de ahorro para su crecimiento.

1 comentario

Deja un comentario