Tipos de financiamiento para empresas

Desconocer los tipos de financiamiento para empresas que existen podría abrumarte al momento de buscar ayuda para impulsar el éxito de tu compañía.

Las finanzas y los créditos son temas de los cuales poco se nos enseña. En el mejor de los casos el aprendizaje en este sentido se adquiera en la marcha. Lo que muchos empresarios desconocen es que no saber sobre fuentes de financiamiento para proyectos puede llevarlos a tomar malas decisiones para su empresa. 

Pensar en fuentes de financiamiento que el mercado crediticio nos ofrece para costear una organización muchas veces genera incertidumbre.

Dentro de la larga lista de opciones de instituciones financieras siempre surge la duda de si la decisión que vamos a tomar es la correcta. 

Además, también puede ser que las trabas debido a las garantías o a los requerimientos solicitados hagan parecer que no puedes cumplir con ellas.

Definitivamente este podría ser un escenario desalentador cuando tu compañía necesita algún tipo de financiamiento para empresas y no puedes conseguirlo. Pero si lo que necesitas es información acerca del mercado crediticio y sus diferentes posibilidades, en Cualli te brindamos asesoría personalizada e información necesaria para tomar una gran decisión:

Tipos de financiamiento para empresas

 1. Alianza con inversionistas

Una forma en la que las empresas pueden obtener recursos económicos es a través de las alianzas con inversionistas. Muchos de ellos son dueños de empresas propias, algunos otros cuentan con franquicias en distintas industrias o bien, son profesionistas que cuentan con el dinero suficiente para invertir y están esperando a que llegue una buena oportunidad de negocio.

Generalmente son considerados como “ángeles inversionistas” o también esta forma de financiamiento es conocida como “fondos de capital”. Imagina una bolsa en donde diferentes empresarios ponen dinero que será destinado a un objetivo definido. El mayor inconveniente de hacer este tipo de alianzas es que a partir de ese momento una parte de la empresa ya no será tuya. Pero es mejor tener una parte de algo que el 100% de nada.

2. Solicitar un crédito en el banco

¿Necesitas hacer crecer tu inventario? ¿Quieres adquirir más mercancía? Entonces solicitar financiamiento a través de una institución bancaria es una de las opciones más seguras que tienes. Muchos empresarios piensan en esta como primera opción cuando necesitan fuentes de financiamiento para proyectos.

Los bancos te ofrecerán distintas opciones de productos las cuales tendrán diferentes implicaciones. Por ejemplo, el tipo de garantías que te solicitarán para poder autorizar tu crédito. También, dependiendo la institución financiera, podrían otorgarte cierta cantidad económica según la etapa y el estado en el que se encuentre tu organización.

Para tomar la mejor decisión es necesario evaluar todas las características que integren a las soluciones financieras. Algunas de ellas son los plazos de pago, los intereses que se van a generar a través de todo el tiempo en el que tengas tu crédito así como la forma en que podrás invertir el dinero, entre otras.

3. Bajar fondos de programas gubernamentales

A través de diversas instituciones y programas el gobierno federal te brinda la posibilidad de obtener alguna de las fuentes de financiamiento para empresas. Algunas de las instituciones de las que te puedes valer para obtener un crédito a través del gobierno son: Secretaría de Economía, SEDESOL, SEDATU, SAGARPA, entre otras.

Aunque ésta puede ser una gran opción, una desventaja de este tipo de financiamientos es que debes entrar a una especie de sorteo o concurso. Si tu proyecto sale seleccionado o ganador, podrías hacerte del dinero para invertirlo en tu empresa. Si no resultas seleccionado, deberás pensar en otra alternativa de financiamiento.

4. Usar tarjetas de crédito junto con tus socios

Los sabios en el tema de las finanzas mencionan que entre tu vida familiar y la vida empresarial siempre debe de haber una frontera. En este caso, las tarjetas de crédito que utilizas para solventar los gastos familiares no debe utilizarse para financiar tu empresa.

Por el contrario, existen las tarjetas de crédito empresariales las cuales te ayudarán para cumplir con obligaciones financieras que siempre se presentan cuando eres empresario. Las tarjetas de crédito son una buena opción cuando no cuentas con el dinero en efectivo. Dentro de esta oferta existen las tarjetas corporativas y las tarjetas asociadas a un crédito.

Las características de cada una dependerá de la institución financiera a la que te acerques. Este tipo de financiamiento son líneas de crédito que están siempre abiertas y puedes usar el dinero reiteradamente. Alcanzas el máximo permitido, lo pagas y lo puedes volver a usar. También se llaman créditos revolventes.

5. Créditos con garantía hipotecaria

Ante estas fuentes de financiamiento para proyectos no tienes que preocuparte demasiado por por tu historial crediticio. En ocasiones se puede ver afectado cuando la deuda con proveedores creció o por problemas con socios. No por el mal manejo financiero, lo sabemos.

Los préstamos sobre escrituras son una forma de obtener mucho más capital para invertir en tu empresa. En algunos casos, el valor de tu propiedad será el determinante para saber cuánto dinero podrás obtener. Aunque nunca se dejará de tomar en cuenta tu solvencia.

Además recordemos que la plusvalía es un valor siempre en incremento. Con el paso de los años, un inmueble te ayudaría a tener mayores ingresos a través de un crédito empresarial con garantía inmobiliaria.

Si estás pensando en que esta es la opción que más te conviene, en Cualli, tu inmueble siempre valdrá más que en ningún otro lado.

Si el banco ya te rechazó y parece ser que el tema del financiamiento para tu empresa no tiene una solución inmediata o peor aún, parece que la solución no existe, no te preocupes, lo único que debes hacer acercarte a nosotros.

Además de encontrar solución a tus problemas de liquidez, podrás descubrir y aprender múltiples detalles y aspectos que puedes implementar en tu compañía. También encontrarás una solución para los problemas de flujo económico dentro de tu organización y los tipos de financiamiento para empresas que puedes utilizar. 

Conclusión

Las opciones de financiamientos para empresas cada día son más. Para obtener el mejor lo que debes hacer es evaluar los activos con los que cuentas e investigar cuál crédito es el que más le conviene a tu empresa para sacarle el máximo provecho.

Lo que te recomendamos es que te asesores con especialistas en la materia, de esta forma podrás estar seguro de que la decisión que tomes será la más conveniente para todos.

Un crédito empresarial con garantía hipotecaria siempre será una gran opción.

1 comentario

Deja un comentario